Laura teme que Magistrado libere al hombre que la violó

De forma admirable, la Señorita Laura Rojas oriunda del municipio de Mazatecochco Tlaxcala, se presentó la tarde de este viernes ante medios de comunicación para exigir justicia en el caso de abuso sexual del que fue víctima el pasado 14 de febrero del presente año 2018.

Con la voz entrecortada Laura relató a los presentes, los lamentables hechos que vivió al interior de una fábrica textil donde laboraba hasta ese día, desde 10 años atrás y que precisamente el hijo del “patrón, propietario de la fábrica “Xico Star”, Rodolfo N, quién abusó sexualmente de forma brutal de la joven de apenas 24 años de edad.

“…Soy una mujer pobre, de origen humilde, mi madre es campesina y nadie me ayudó a enfrentar este traumático suceso, hasta que busqué por redes sociales a Rosi Orozco, le conté mi historía y le pedí que me ayudara”.  -Ella es mi ángel- asegura Laura, quien no sólo es víctima de abuso sexual, sino también de explotación laboral en dicha empresa donde trabajaba jornadas de hasta 16 horas sin ninguna prestación.

Indignada por las declaraciones de Mario Antonio de Jesús Jiménez Martínez Magistrado Unitario de la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia en el Estado de Tlaxcala, quién aseguró de forma irresponsable que Laura está siendo utilizada y revictimizada por la activista Rosi Orozco, situación que Laura negó totalmente y por el contrario se encuentra agradecida por el apoyo que la activista le brindó.

Y es que a decir de Laura, gracias a la intervención de Rosi Orozco, se logró agilizar la detención del presunto violador y se obtuvo la fecha de  audiencia pública (de segunda instancia)  que será el próximo miércoles 21 de noviembre a las 12:00 horas, donde se pondrá fin al trámite de apelación presentado por el imputado para solicitar la anulación de la orden de aprehensión.

Lo preocupante para Laura es que el abogado de “Rodolfo N”,  es sobrino político del Magistrado Mario Antonio de Jesús Jiménez Martínez por lo que existiría un conflicto de intereses y por tanto NO se estaría garantizando el debido proceso ni la imparcialidad en el mismo.

Aunado a lo anterior el Magistrado Mario Antonio de Jesús Jiménez Martínez se sintió “vejado y discriminado” por Rosi Orozco cuando ésta pidió al Consejo de la Judicatura en Tlaxcala, investigar los casos resueltos por el servidor público y que en su mayoría benefician a los imputados de forma “misteriosa”.

Al finalizar Laura se puso en pie y declaró ser una mujer valiente, tomando una hoja en blanco aseguró que continuará luchando por alcanzar justicia y  el sueño de convertirse en abogada para ayudar a otras víctimas que como ella, han tenido que atravesar por procesos burocráticos engorrosos que incrementan el dolor que ya han sufrido.